martes, 5 de enero de 2010


Cautivos

en el fuego
del deseo
se quemaron

el correcto propio
y el correcto ajeno

…y crujieron
aterrados
como hilos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada