martes, 19 de enero de 2010


Postal otoñal nocturna

Las frases humean en el papel,
como la taza de sopa esta noche, humeaba desde la mesa.

Solo soy una mano insuficiente,
destripando sueños en la hoja,
pobre hoja,
receptora de vicios excitados
en tinta indiscreta.

El vapor inunda la habitación,
abandono la escritura
así diluye un poco esta atmósfera saturada.

Imprudentes habíamos cruzado
miradas en la mañana,
aún me laten los ojos.

Suspendidas de la luna, llena de humo,
distingo unas palabras dedicadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada