martes, 5 de enero de 2010


Poesía y cárcel-en sayito-


La cárcel un espacio, testigo de la realidad social de una comunidad, las falencias encarnadas esquíen pueblan esta población dentro de otra población.
En este caso se reúnen, cárcel y genero, una cárcel de mujeres, dos puntos álgidos en las estructura capitalista (todos estamos insertos en ella).
La escritura esta ligada prejuiciosamente a determinados niveles sociales, económicos y culturales, es inimaginable que una mujer en situación de “marginalidad” pueda expresarse a través de la poesía.
La tumba, el muerto –no esta muerto quien dice-con mas razón en la artesanal tarea de escribir un poema, esta subjetividad expuesta, puede traspasar los limites físicos, que están vedados para su autor.
El poema alejado de lugar donde fuese concebido, editado en prolija letra de imprenta, dejara su condición subjetiva, generara comentarios, reflexiones, reescrituras, etc., asumiendo su condición representativa (política).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada